Apart Hotel B

Blog

Un mural para el Barrio Bellavista

Alejandra Basualdo y Andrea Casanova han sido las autoras del mural sobre el Barrio Bellavista, uno de los principales destinos turísticos de Santiago.

 

Andrea Basualdo y Alejandra Casanova terminaron su tarea. Ya se vislumbrarse en las paredes de la entrada de nuestro hotel, la obra que pintaron juntas. ¿De qué se trata? Más que un mural, es el trabajo en conjunto de dos artistas chilenas que unieron su talento y sus distintas expresiones creativas para formar un espejo pictórico de los íconos más “típicos” de Santiago Centro.

 

Sin dejar de pintar, Alejandra Basualdo y Andrea Casanova explican durante el curso de esta entrevista que, con alrededor de 10 años de trayectoria cada una y habiendo sido compañeras de la Universidad Finis Terrae y actualmente amigas, pintar juntas no es trabajo fácil. “La pintura es más solitaria, mucho más individual”, comenta Alejandra.

Andrea Casanova trabaja con distintas materiales. Entre dibujos, telas y pintura. Nacen obras en forma de collage, representaciones de un instante, un animal o un lugar. Ella fue quien se encargó de dibujar y plasmar la imagen de la Virgen del Santuario Inmaculada Concepciónubicada en el Cerro San Cristóbal– y del Museo Nacional de Bellas Artes en el mural recientemente terminado a la entrada de nuestro hotel. Lo suyo son los elementos gráficos. Lo que la mantuvo ocupada fue tratar de representar la bruma gris del esmog santiaguino. “¿Ahí se nota más?”, le pregunta a su compañera de trabajo.

La representación de la arboleda del Parque Forestal, la cordillera blanca y el río Mapocho, es obra de Alejandra Basualdo. Con una pintura más “etérea”, como ella la define, dedicada principalmente al paisajismo, la artista comenta: “La verdad es que me gusta pintar árboles sin hojas”.

 

El concepto

La extensión del mural abarca desde la entrada del hotel hasta la recepción, apenas separada por una pared de vidrio una mitad de la otra. Los huéspedes observan curiosos. Finalmente, se trata de una obra para llamar la atención del visitante y acercar algunos elementos imprescindibles de conocer para los turistas y, por qué no, para los residentes de Santiago.

El concepto es bien literal, explican las artistas: es el Bellavista y los alrededores lo que quieren capturar. Lejos de ser un mural similar a los que se pueden observar en las calles del barrio, el trabajo que ambas llevan a cabo es más similar a un cuadro. “Nosotras no somos muralistas, somos pintoras”, asegura Alejandra, y agrega “por eso esto es mucho más pictórico”, haciendo referencia a la técnica que utilizan. En este caso, se trata de variaciones tonales, capas de color y texturas que logran dar vida y movimiento a este espacio en la pared.

 

La amistad, el arte y el barrio

Ambas mujeres no solo están unidas por su trabajo, las manchas de acrílico, ni por estar vestidas de verde el mismo día, sino que entre risas y capas de pintura, asumen tener una relación especial con el lugar que están inmortalizando.

“Yo siento que este es mi lugar en Santiago, aquí me muevo, aquí hago las cosas”, explica Alejandra, quien ha vivido ya varias veces en distintos sectores de Bellavista.

Por otro lado, el padre de Andrea, Salustiano Casanova, es conocido en el barrio por tener un taller de enmarcación y una galería de arte con su mismo nombre.

Una obra en conjunto es raro. Al menos así lo explican las artistas. Sin embargo, hay que detenerse a mirar el trabajo que ambas han realizado para darse cuenta que son un buen complemento. Es necesario pasar por Bellavista a observar esta pieza de arte, que evoca, desde el corazón de ambas pintoras, lo más profundo del barrio.

 

 

 

 
 

 

Haz tu Reserva