Apart Hotel B

Blog

La Vega Central: un mosaico de colores y sabores en Santiago

Fotografía: “Strawberries at Vega Central” por Germán Poo-Caamaño licencia bajo BY CC 2.0.

Si estás buscando una experiencia gastronómica auténticamente chilena, entonces el mercado de la Vega Central es un lugar que tienes que visitar. Desde vegetales hasta encurtidos, esta feria es el mejor lugar para disfrutar de las bondades de nuestras tierras.

 


 

En medio del ajetreo de la ciudad, justo en la comuna de Recoleta, se alza el mercado más importante de la capital: la Vega Central. Es un lugar capaz de hipnotizar a cada uno de sus clientes con la infinidad de olores y sabores, que representan la fertilidad de nuestro territorio.

Desde tiempos remotos, incluso antes de la construcción del Puente de Calicanto en el siglo XVIII, se reunían campesinos a ofrecer sus productos a la sociedad capitalina. Los feriantes se establecieron poco a poco junto la ribera del río Mapocho y sus alrededores, hasta que finalmente el sector tomó el nombre de “la Vega del Mapocho”.

La Vega Central se consolidó como mercado con su inauguración en 1912. Una feria, galpones y bodegas que, hasta el día de hoy, es el lugar predilecto a la hora de comprar los productos más frescos del país.

Comprar en la Vega Central es toda una experiencia. En su mayoría, sus locales son atendidos por comerciantes que heredaron el oficio, manteniendo viva la tradición familiar. En el pintoresco mercado se respira un ambiente cercano, sencillo y natural, donde sus visitantes pueden apreciar algunas de las expresiones más propias de nuestra cultura popular.

“Caseritas” y “caseritos”, como se llaman entre feriantes y clientes, convergen cada mañana en el pintoresco mercado para intercambiar todo tipo de alimento, los más característicos dependiendo de la estación.

Si bien el mercado no es un lugar turístico propiamente tal, parte del encanto que tiene es su característica espontaneidad. El ruido y una cuota de comercio caótico pasan a segundo plano una vez que se entra en la dinámica de la Vega.

A pesar del desorden, o gracias a este, la Vega Central ocupó hace unos años el cuarto lugar en el ranking de los 45 mejores mercados del mundo realizado por el medio The Daily Meal. “Una joya escondida”, nombre que recibió por el sitio especializado en gastronomía, hace de esta feria un sitio único. Un lugar para comprar y para deleitarse en sus cocinerías con los sabores de Chile, o visitar los restaurantes del Mercado de Abastos Tirso de Molina, aledaño al mercado.

En la actualidad, la Vega abarca de 9,5 hectáreas de cultura nacional e internacional, gracias a la influencia de inmigrantes peruanos y colombianos, principalmente. Entre las calles Antonia López de Bello, Nueva Rengifo, Salas y Dávila Baeza, la fiesta de la gastronomía de Chile se hace latente, en un lugar de reunión, de comercio y goce para capitalinos y turistas de todas partes del mundo.

No te pierdas la oportunidad de visitar el mercado de la Vega. Sus horarios son de lunes a viernes entre 8:00 a 18:00, y los fines de semana hasta las 16:00 horas.

 

Fotografía: “Strawberries at Vega Central” por Germán Poo-Caamaño licencia bajo BY CC 2.0.